. . .
51

Eterno…


Solo. Donde arrecian los latidos. El jadeo inoculado rememora, pugnando al oteado reloj. Goteando tu retina en un arrullo. Registrando cada movimiento y sensación. Perpetuando tus labios que mecen mis temores. Restándole un resquicio al desconcierto; observándote con ternura y agitado desvelo; intuyendo duda, desconsuelo.


O evocando cada uno de tus besos

que vuelven a mi


eterno
Leer más...
29

Duele Tanto…


Me voy quedando sin llanto. Se apaga mi voz; esa que se asfixia en tus manos y me frena cuando intento acercarme. Pretendo decirte que voy sintiendo, pero cada palabra mía hiere. Cada gesto despierto es ahora moribundo a lánguidas réplicas. Ya no sé si correr o sentarme a soñar despierto. Ya no sé si esperar o no respuestas… esas que nunca llegan.



Y me voy quedando sin llanto.


Sin llanto



y eso duele tanto.
Leer más...
20

Sin Saberlo…


Abrazarte y balbucear cándido. Palpar tus manos y percibir lo infrecuente. Recitar un verso en sólo un suspiro. Voltear al instante un cortejo sin sombra. Resaltar una frase imperecedera. Recurrir al recuerdo aminorando el tiempo. Observar embelesado tus movimientos. Impregnar tu rostro de un gesto tierno. Recobrar la sensibilidad de lo interno…


Todo eso tú me das sin saberlo.
Leer más...